Reflejos Primitivos

¿Qué son?

Los reflejos son movimientos automáticos y estereotipados, gobernados desde el tronco encefálico y ejecutados sin mediación de la corteza, cuya función es facilitar la supervivencia del bebé recién nacido. Se desarrollan en diferentes etapas del embarazo y justo después del nacimiento. Deben tener una vida limitada, esto es, han de cumplir la función para los que fueron creados y posteriormente han de inhibirse o integrarse en funciones superiores del cerebro. Esto facilita la creación de estructuras neuronales más sofisticadas que permitirán aprendizajes cada vez más complejos.

Recientes investigaciones han demostrado que si éstos permanecen activos después de los 6-12 meses, ponen de manifiesto inmadurez o debilidad estructural dentro del Sistema Nervioso Central, pudiendo interferir en el desarrollo de las habilidades motoras, percepción sensorial, cognición.

El Sistema Nervioso madura por medio de los reflejos primitivos. Gracias a estos reflejos, el bebé podrá desarrollar después, los reflejos posturales, necesarios para erguirse y moverse. También serán los encargados del control del equilibrio, la postura y el movimiento. Mientras esto sucede, estos patrones de supervivencia van siendo inhibidos o controlados por centros superiores del cerebro. Por lo tanto, muchos de estos reflejos desaparecen a medida que el niño/a va creciendo, otros, sin embargo, permanecerán toda la vida, como el reflejo de parpadeo, de la tos, del estornudo, del bostezo.

Cada uno de los reflejos primitivos se desarrolla con una misión y se relaciona con la adquisición de nuevas habilidades, por lo que sabiendo qué reflejos están presentes en el niño/a podremos saber qué habilidades no ha desarrollado adecuadamente. Es por eso que nos encontramos con niños/as y adultos que no han logrado integrar en su totalidad estos reflejos en la época asignada para ello. Al crecer con algunos reflejos primitivos presentes, los posturales no se desarrollan bien (no tienen la base necesaria para hacerlo), por lo que éstas personas experimentarán dificultad en el control de sus movimientos, afectando a su coordinación, equilibrio, habilidades motoras y aprendizaje lecto-escritor entre otros. También pueden afectar en su percepción sensorial, provocando situaciones de hiper o hipo sensibilidad.

¿Cómo podemos ayudar a integrarlos?

Conociendo qué reflejos permanecen activos en el niño/a o adulto, podemos diseñar un plan de entrenamiento que conste de ejercicios ideados para ayudar a integrar dichos reflejos. Éstos sencillos ejercicios reproducen los movimientos que hace el bebé desde el nacimiento y que son indispensables para su desarrollo. Estos movimientos repetitivos cumplen la misión de favorecer la integración de los reflejos primitivos.

Reflejos Primarios

¿Para quién?

Están indicados para niños/as y adultos que presentan la siguiente sintomatología:

Beneficios

Escribe un Comentario

Back to top
?